El lado oscuro de los pañales de tela

IMG_8539.JPG

Si te estas planteando o ya has comenzado a usar pañales de tela con tu hijo o hijos es que ya conoces todas las bondades, beneficios y virtudes que pueden ofrecerte. No te voy a hacer leer más cosas positivas si te las sabes; ahora lo que quiero decirte es que no todo es un camino de rosas. Como todo en esta vida nuestras elecciones tienen sus pros y sus contras y antes de zambullirte en este mundo tan maravilloso tienes el derecho de conocer todos los datos.

Los siguientes contras que expongo son resultado de mi propia experiencia, lo que quiere decir que habrá otras familias que podrán no estar de acuerdo en algunos puntos. Pero yo los cuento para todas aquellas familias novatas se puedan beneficiar de experiencias ajenas y sopesen los pros y los contras de usar pañales de tela.

No me gustan las situaciones que se dan en las que recomiendas algo que te parece estupendo en muchos aspectos y la otra persona, al no haberse informado de las partes menos buenas, sale totalmente desencantada, rindiendose a la primera.

El aprendizaje

Los pañales desechables son muy muy sencillos, están todos fabricados con el mismo petróleo, la misma celulosa y tienen la misma forma de colocarse. Se usan y se tiran creando toneladas de basura que perdurarán hasta mucho después de que los usuarios de esos pañales desaparezcan. Sin embargo los pañales de tela requieren un periodo de aprendizaje: conocer los tipos y los materiales, sus cuidados, su ajuste, probarlos con nuestros hijos para ver si se ajustan bien.

Esto requiere un poco de tiempo, claro que sí, aunque al final resulta muy sencillo. Te puedo asegurar que si le has puesto empeño, en menos de un mes ya te habrás vuelto una experta de los pañales de tela… ¡Hasta podrás abrir tu propio blog sobre ellos! (Jajaja)

Pañales de tela, pantalones apretados

Los pañales de tela suelen abultar más que los pañales desechables. Llevan varias capas de tejido absorbente y una de tejido impermeable que quieras o no tiene que ocupar su espacio en el universo. Lo bueno que tiene esto es que cuando nuestros peques se caen de culo lo hacen sobre un mullido pañal y no se hacen tanto daño (el susto si se lo suelen llevar).

¿Lo malo? Pues que la (gran mayoría de) ropa de bebé está diseñada como si fui era un adulto sin pañal en miniatura por lo que muchos pantalones que compramos estando embarazadas pensando que nuestros pequeños estarán divinos de la muerte con estos pantalones de pitillo después no les pasan del culo para arriba y ya ni te digo de abrocharlos.

Mi solución a este problema es los pantalones bombachos, de estilo árabe, sarouel y los pantalones una talla más grande de la que usarían normalmente. Este problema no siempre ocurre, pero escuché a una mamá decir que “vaya mierda de pañales que no le podía poner a su niña de tres meses unos vaqueros apretados con lentejuelas“, así que mejor avisar antes por si alguna tenía algún modelito hipster precioso para su niño que después no le va a valer…

Así lavaba, así, así

IMG_9170.JPG

No te voy a engañar: pondrás más lavadoras a la semana. Aunque tres a lo sumo, cuatro si tienes dos o más niños en edad Pañalera. ¿Pero que son tres lavadoras a la semana? No hablo de coger la cesta y bajar al río a dar golpes contra una piedra. Ni siquiera hablo de agacharse a frotar con un cepillo en la bañera. La lavadora hace el trabajo sola después de cargarla, echar el jabón y darle al botón.

¡Es después cuando viene lo más trabajoso! Hay que tenderlos bien al sol, hay que doblarlos y montarlos (si son de dos piezas) para guardarlos en su cajón. Hay gente que no lo tiene en cuenta, pero es el mismo trabajo que con cualquier otra colada que pongamos en casa. Cierto es que, si no te da la gana, los puedes dejar sin doblar y sin montar en una cesta e ir cogiendo y montando según los necesites… Pero ¿y la satisfacción del antes y del después de verlos ordenaditos y dobladitos?

Cuidar y mimar los pañales

Hay que dedicar tiempo a cuidar los pañales y hay que estar más pendiente de ellos. Si te dejas un pañal hecho caca olvidado en algún sitio durante una semana lo más seguro es que lo tengas que quemar tirar porque los hongos y las bacterias lo hayan colonizado. Por eso hay que estar pendientes de cuando hay que poner la lavadora con los pañales, retirar bien las cacas, no dejar ninguno sucio si nos vamos de vacaciones y no dejar que un no iniciado se ocupe del lavado.

Si hay manchas tenemos que dejarlas al sol para que se vayan, tenemos que tener cuidado con las gomas…

Si no los cuidas como deberías los pañales pueden llegar a oler muchísimo a amoniaco y escocer la piel del bebé. Por todo esto, si antes no te informas puedes llegar a estropear los pañales y tu experiencia con ellos.

¡Los pañales ocupan un cajón!

IMG_8901.JPG

Los pañales desechables ocupan poco. Una caja, una bolsa, que se va reponiendo según se gastan y se compran más. Eso ocupa muy poco, a no ser que seas de los que aprovechan las ofertas para comprar 6 cajas; entonces si que ocupan mucho sitio.

Los pañales de tela hacen más bulto que uno desechable y hay que disponer de un espacio exclusivo para los 20-30 necesarios para un bebé. Un cajón, dos, una estantería completa… El espacio que sea necesario para tenerlos en orden, un espacio que en muchas casas puede escasear, pero que es necesario dedicar a los pañales para cuidarlos como se debe.

Como ves, los pañales de tela tienen su lado oscuro, algunos contras a tener en cuenta para no llevarse un chasco y no sentirse engañado. Pero lo bueno y mejor de todo es que los contras que he mencionado tienen solución.

Anuncios

6 comentarios en “El lado oscuro de los pañales de tela

  1. Yo compré un pañal de tela para probar y me gustó, pero en mi ciudad siempre hay poca agua y de plano hay días que es un chorrito, si uno no cuenta con un tinaco de almacenamiento y una motor para impulsar el agua, es imposible la idea de lavar. Yo muy apenas me doy abasto para poder lavar algo de ropa, los trastes y bañarnos. Cargas extras de pañales me resulta imposible de pensar 😦

  2. Probé pañales de tela durante unas cuantas semanas y después me pasé a los desechables, sinceramente por cuestión de comodidad para mi y para mi hija, pero desde mi experiencia añadiría algunos comentarios a este post.
    1. “Los pañales desechables son muy muy sencillos, están todos fabricados con el mismo petróleo, la misma celulosa y tienen la misma forma de colocarse”- esto no es del todo cierto, afortunadamente hoy en día existen marcas de pañales desechables que utilizan materiales más ecológicos y muchos menos químicos, incluso compostables (si lo haces en casa). Por supuesto siguen siendo dañinos para el medio ambiente, pero no todos son iguales. Yo vivo en EEUU y utilizo la marca Honest que utiliza materiales vegetales y no usa fragancias, látex y otros químicos.
    2. El aprendizaje va más allá de aprender a colocarlos. Hay muchos problemas que pueden surgir aunque te preocupes de hacer las cosas bien, el detergente puede acumularse, las bacterias también, la dureza del agua influye… cada uno de estos problemas tiene una solución que puede incluir lejía o incluso hervir los pañales y tienes que saber qué hacer en cada caso.
    3. Con los pañales de tela el culito del bebé está más tiempo en contacto con la humedad y esto puede influir en su comodidad y en la salud de su piel. Este fue uno de los principales motivos por los que pasé a desechables, mi hija duerme mejor por la noche y tiene menos irritación en la piel. Además con los pañales de tela tienes que hacer más cambios al día (y la noche) y estar más pendiente de que el bebé no se quede mojad@.
    4. “¿Pero que son tres lavadoras a la semana?”. Tres lavadoras a la semana en mi caso resultó ser muchísima agua. Cada vez un prelavado. un ciclo largo y dos aclarados, al final son 5 veces que la lavadora se llena. Y si como yo vives en un lugar donde llueve y nieva mucho, el tema de secar al aire y blanquear al sol se complica, con lo cual es gasto de energía en secadora y algunas veces manchas que no puedes quitar. En fin, que los pañales de tela tienen su impacto ecológico también, y creo que si los utilizas por motivos ecológicos debes considerar (si puedes) un detergente natural y electrodomésticos de bajo consumo.

    Quiero dejar claro que no estoy defendiendo que los desechables sean mejores ni para el bebé ni para el medio ambiente, pero puestos a ser claros, creo que estas cosas pueden ayudar a considerar una opción u otra. Y sobre todo, power para todas las mamás que hacen las cosas lo mejor que saben y que pueden!

    • Hola!
      Muchísimas gracias por el comentario, te lo agradezco un montón porque aportas muchas cosas a tener en cuenta y que a mi se me han pasado.

      Tienes razón con lo de los pañales desechables que son más amables con el medio ambiente; cuando he escrito lo del petróleo lo hacía más a modo de sátira, pero tienes razón, no hay que generalizar porque existen pañales más respetuosos con el medio ambiente.

      Sé que hay que aprender más cosas a parte de colocarlos. Lo he explicado en otros posts para “novatos”. Es más complicado que eso y creo especificar que hay que aprender sobre materiales y cuidados y eso requiere tiempo.

      Respecto a la humedad: creo que eso es relativo. Justo le pasa al contrario a una de mis mellizas, que con los desechables se le pone el culo fatal (y cuando hace caca y no me doy cuenta también). Así que ahí depende de cada bebé 🙂

      Las lavadoras he tenido en cuenta mi propia experiencia, pero supongo que no ha sido buena idea. Yo pongo, como mínimo una lavadora al día, hay días que tres! Pero somos 5 en casa y con dos bebés… Por eso, para mi, poner tres lavadoras extra a la semana no me supone un problema.

      Cada uno elige usar los pañales de tela por una o varias razones. Yo hago lo que puedo para que se lavado, aunque cueste agua, sea lo menos contaminante posible. Pero también creo que ahorro al no gastar 12-16 pañales al día. Mi situación es diferente, pero aunque sólo tuviera un bebé también creo que ahorraría. También lo hago por motivos estéticos, por, un poco (muchas me entenderéis), por coleccionismo… Hay muchos motivos y los sopesas a la hora de elegir. En el post no puedo ponerme a enumerar cada detalle sobre su uso, porque son cosas que vas aprendiendo y es una información tan extensa y variable según cada situación familiar…

      Por eso te agradezco que aportes tu experiencia, para que otros lectores puedan beneficiarse de ella.

      Un saludo y gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s