Lanolizar cobertores de lana

IMG_2991

Los cobertores de lana con “todos los cuidados” que requieren nos pueden dar un poco de miedo. A mi me pasaba eso, temía cargármelos y por eso tardé en animarme a usarlos. Aunque son prendas delicadas realmente son facilísimos de usar y de cuidar.

Un cobertor de lana está tejido en lana 100%. Los hay de lana tejida o de lana interlock, y ambos se lanolizar de la misma manera.

Los pasos a seguir son muy sencillos y muy fáciles de recordar una vez te lanzas a intentarlo; y te animo a hacerlo porque los cobertores de lana os van a enamorar a ti y a tu bebé por lo cómodos que son tanto de llevar como de usar.

Para comenzar a lanolizar necesitas lo siguiente:

IMG_2992

  • Lanolina. Puede ser lanolina pura 100% específica para usar con cobertores de lana para pañales de tela o lanolina que se use para cualquier otra cosa como para cuidar la piel. Yo uso la Lanolina de Medela Purelan que se usa para las grietas en los pezones durante la lactancia. Y funciona perfectamente.
  • Jabón para bebés. Un jabón para lavar ropa de bebés sirve. Sólo vas a necesitar una gotita.
  • Un bote con tapa. Sirve cualquiera que no sea muy grande y tenga tapa que cierre bien para que al agitar no se salga el líquido.
  • Un barreño. Para lanolizar un par de cobertores te sirve uno de 10-12 litros.

Una vez tienes todo lo necesario sólo tienes que seguir los siguientes pasos:

IMG_2993

  • Calienta un poco de agua en el bote. Tiene que estar muy caliente, pero no hace falta que esté hirviendo. Ante todo ten cuidado con  no quemarte.
  • Echa un poco de lanolina en el agua caliente. Con un pegote del tamaño de un garbanzo servirá. No te preocupes si te pasas un poco. Si te pasas muchísimo tal vez sea buena idea añadir después más agua al barreño. La Lanolina se irá derritiendo y parecerá un poco de mantequilla derretida sobre el agua.

IMG_2994

  •  Añade un par de gotas de jabón líquido para lavar ropa de bebés o ropa delicada. Esto hará que se pueda mezclar bien la lanolina con el agua y el jabón y quedará uniforme.
  • Agita bien la mezcla. Ten cuidado de que no se salga porque el agua estará muy caliente y el vapor de agua puede hacer que la tapa salte si no está bien cerrada. Deberá quedarte un líquido blanquecino. Si el bote tiene demasiada espuma es que tal vez hayas echado mucho jabón. Para la próxima vez prueba a echar un poco menos.

IMG_2995

  • Vierte el contenido del bote en el barreño de agua fría o templada (templada tirando a fría si simplemente no te quieres congelar las manos) poco a poco y después remueve para que quede todo bien mezclado. Si ves que la mezcla no queda bien líquida y hay pegotes blandos de lanolina flotando en el agua (pegotes gordos si son muy pequeñitos no pasa nada) tendrás que volver a repetir el proceso porque no se mezclará bien y quedarán grumos en el cobertor.

IMG_2996

  • Introduce los cobertores de lana dados la vuelta (lo de dentro para fuera) y empápalos bien. puedes masajearlosun poco para que el agua con la lanolina y el jabón entre bien entre los hilos tejidos y entre las fibras. Una vez bien empapados puedes ir girándolos y dándoles la vuelta como si fueran filetes para que todo quede bien impregnado.

IMG_2997

  • Déjalos en remojo varias horas. Puedes dejarlos 3 ó 4 horas, incluso toda la noche si te apetece. Yo he probado dejándolos 3 horas y otras veces toda la noche. El resultado es prácticamente el mismo. Es cierto que quedan más impregnados cuantas más horas los dejes, pero la diferencia no es mucha.

IMG_3023

  • Escúrrelos bien con una toalla una vez haya pasado el tiempo que hayas decidido dejarlos en remojo. Para escurrirlos extiende una toalla, coloca el cobertor sobre ella y enrolla la toalla como si estuvieras haciendo una crepe. Puedes hacer un poco de presión en la toalla para que empape bien el exceso de agua. ¡Nunca los retuerzas ni los sacudas porque se deforman!
  • Déjalos secar en horizontal y una vez secos ya habrás acabado. Si tu cobertor es nuevo (nunca antes lanolizado) tendrás que repetir el proceso 3 ó 4 veces más (incluído el paso de dejarlo secar) para que esté listo para usar. Si tu cobertor ya estaba lanolizado y sólo haces un lanolizado “de recuerdo” entonces sí que habrás acabado.

Ahora te voy a decir unos cuantos trucos para lanolina aún mejor:

Para estar seguros de que el agua tiene la suficiente lanolina mete la mano y después frota los dedos. Si notas una textura un poco extraña, como si te hubieras encerado los dedos, es que está todo bien hecho; el agua y la lanolina se han mezclado bien y de forma uniforme.

Si estás lanolizando por primera vez y quiere saber cuándo está listo tu cobertor para ser usado sólo tienes que tocarlo después de que se haya secado: con cada ciclo la textura del cobertor se irá volviendo mas suave y encerada. A la cuarta o quinta vez que repitas el lanolizado puedes echar unas gotas sobre el cobertor (dado la vuelta) y si quedan sobre el tejido sin que se absorba es que ya está listo 😉

Espero que esta guía te sirva y que te animes a usar cobertores de lana.

Anuncios

6 thoughts on “Lanolizar cobertores de lana

  1. Pues estoy alucinada todavía. Llevo usándolo 5 noches, con un ajustado, que se levanta empapado (creo que todavía no está al máximo de absorbencia, porque es nuevo) y el cobertor de lana, body y pijama secos! Y además culito feliz! Mil gracias por tu post!!! 😘

  2. Hola me encanta tu post, en breve estrenaré los cobertores de lana. Me gustan los cobertores tuyos, tienes algún patrón para hacerlos? Muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s