5 razones para pasarse a la tela

  
Esta es una de las preguntas que más me hacen, ¿por qué usas pañales de tela?, tanto en persona como a través de mensajes y emails al correo del blog. Es una pregunta relativamente fácil de contestar, pero cuya respuesta puede variar con el paso del tiempo.

Comencé a usar pañales de tela cuando mi hija tenía más de 18 meses y la verdad es que al principio los usaba porque eran muy chulos y me agradaba la idea de no tener que gastar tantos pañales desechables, que son tan caros y huelen tan raro, pero con el paso del tiempo y con el nacimiento de las dos pequeñas mis motivos fueron cambiando.

  1. Económico. Los pañales de tela suponen un ahorro muy grande. Normalmente echa para atrás el desembolso inicial, no es como ir comprando pañales desechables mes a mes, de forma que el bolsillo sufra menos, pero a la larga compensa. Cuando nacieron las peques, ya conocía mucho más sobre el mundo del pañal de tela e invertí 250€ en pañales de recién nacido para los 3-4 primeros meses. Cuando dejaron la talla de recién nacido revendí los pañales, que estaban en muy buen estado y recuperé cerca de 180€. Lo que supuso una inversión de 70€ en pañales de tela más 9€ en jabón específico. Si hubiera usado desechables solo hubiera gastado 1 paquete diario de 20 pañales (4,65€) x 92 días= 427,8€. Sé que no he tenido en cuenta el gasto de agua y luz, pero os aseguro que sólo notamos una subida de 5€ en el agua cada dos meses. ¡89€ contra 427€ me parece un gran ahorro! Después de dejar la talla RN atrás pasamos a usar los que tenía de mi hija mayor (12 pañales en total), y subimos la cifra a 60 para las dos pequeñas.   
  2. Ecológico. Siguiendo con el cálculo de los 3 primeros meses mis hijas hubieran engrosado el vertedero sólo los tres primeros meses con 1840 pañales. Quiero recalcar que esto ¡sólo los tres primeros meses! Esto da que pensar. No sólo es la basura generada, también son los árboles cortados para su fabricación, el cloro usado para blanquear y otros contaminantes que desconozco. Muchos pañales de tela están fabricados bajo controles para que el impacto medioambiental sea el mínimo, están confeccionados con materiales biodegradables, de cultivo ecológico y con un trato justo a sus trabajadores (digo muchos porque algunos dejan bastante que desear).
  3. Estético. ¿Quién puede resistirse a un pañal estampado de vivos colores, con arcoiris, coches o personalizado con el nombre de nuestra prole? Si lo comparamos con un pañal de plastiquete con un Winnie THE POO desvaído impreso yo sé con cual me quedo.   
  4. Logístico. Tener tres hijas no es sólo un cometiempo increíble, también es un comeespacio. Si juntamos el no tener casi tiempo para ir a comprar cantidades ingentes de pañales con la carencia de espacio para almacenarlos nos juntamos con una de esas paradojas que hacen explotar universos. Ya delego mi compra a una vez al mes y a través de internet, no quiero tener que comprar tres cajas a la semana de pañales para tenerlas tiradas por el suelo. Mis pañales de tela ocupan un cajón en un mueble y tres baldas pequeñas laterales, son tendidos en los típicos pulpos de Ikea que no ocupan casi espacio, menos cuando pongo uno en la ventana si han quedado manchas. Mi madre me suele criticar diciendo que pongo muchas lavadoras, que ocupan mucho sitio, que me impiden lavar la ropa… Pero cuando sois 5 en casa 2 ó 3 lavadoras extra a la semana no molestan, un tendedero colgado en un extremo de la terraza no ocupa espacio y un cajón si que ocupa, pero más ocupan 3 cajas de cartón a un lado del pasillo. Y un cubo de basura con 12 pañales diarios tampoco es que haga mucha gracia, sobre todo si están cagados. 

Estos son mis cuatro motivos por los que uso pañales de tela, pero sé que hay mas familias que sufren otros problemas y que los pañales de tela han sido de gran ayuda en estos casos:

  • De salud. Hay muchísimos bebés con piel atópica que han sufrido las consecuencias de la cantidad de químicos usados en los pañales desechable en sus propias, nunca mejor dicho, pieles. Las alergias, irritaciones, quemaduras y llagas que sufren los bebés al usar pañales desechables se han visto drásticamente reducidas al comenzar a usar pañales de tela. Si la piel de tu bebé sufre tanto con los pañales desechables, usar pañales de tela puede ser muy beneficioso para su salud. A parte de esto, los pañales desechables no transpiran, por lo que la temperatura dentro del pañal puede ayudar a la aparición de heridas. Este recalentamiento afecta también a los niños (sobre todo) ya que tanto calor no es bueno para sus genitales. Por suerte mis hijas no sufren ninguna alergia de este tipo y las irrito sinse que han sufrido son las comunes por diarreas y cacas ácidas.

Si aún no te has decidido a usar pañales de tela espero que este artículo te de el empujón citó que te falta. Puedes usar pañales de tela por los motivos que quieras, tal vez sean motivos económicos y tus pañales no sean los más preciosos, pero ahorrarás mucho dinero. Tal vez uses pañales de tela por motivos de salud, entonces tu bebé estará más sano. A lo mejor los usas solo por estética, entonces tu bebé estará monísimo. Sea cual sea tu motivo lo harás porque deseas lo mejor para tu bebé, y eso es lo que más cuenta.

Pañales de tela en vacaciones

20140727-123233-45153545.jpg

¡Ah! Las ansiadas vacaciones de verano; amadas por los niños, amadas por los padres. Pueden suponer un pequeño quebradero de cabeza para aquellas familias que usan pañales de tela con sus bebés: ¿usamos pañales de tela en nuestras vacaciones o vamos tirando con desechables? Podéis valorar los pros y contras de usar cada tipo de pañal, pero ante todo ¡que la decisión no arruine vuestras vacaciones! Aquí os dejo algunas ideas para pañalera fuera de casa (vacaciones o escapadas de fin de semana):

Pañales simples, menos equipaje, menos dolor de cabeza

20140727-123411-45251257.jpg

Tu maletero tiene una capacidad limitada. No puedes pretender llevarte tu stash al completo, por lo que tienes que llevar pañales que ocupen poco y sean funcionales. Mejor dejar en casa los ajustados que más abulten y que necesiten cobertores y tirar de pañales todo en uno y/o todo en dos para el día. Los pañales predoblados y las gasas serán tus mejores aliados junto con cobertores con solapas interiores (Capri, Weehuggers, Milovia e incluso los cobertores de Pop-in), que te permitirán ahorrar espacio entre otras cosas.

Tened en cuenta que las gasas y predoblados tardan poquísimo en secar. Si lleváis gasas llevaréis menos cantidad que si lleváis todo en uno o ajustados porque el timo de espera entre lavado y uso es menor. Con un par de cobertores y varias (5-10 dependiendo de la edad del bebé) gasas o predoblados ya tenéis para un día.

Lavando los pañales

20140727-123524-45324035.jpg

Bien a mano, bien a máquina, como decía antes, es verano y al solecito los pañales secan muy rápido (a no ser que viajéis a un destino frío y lluvioso, pero me centraré en destinos veraniegos). Lo principal ante todo es librarte de las cacas antes de almacenarlos para lavarlos; una vez sin ellas hay que guardarlos hasta que llegue el momento de lavarlos. Hay varias opciones: llevarte tu cubo si puedes, usar bolsas impermeables, usar otro cubo cualquiera, ingeniártelas con algún invento casero como usar una bolsa de la compra reutilizable.

Para el lavado puedes llevarte tu propio jabón de casa si no estáis seguros de encontrar el jabón apropiado en vuestro destino. Si lo guardáis en una botellita no os abultará tanto. No en todas partes hay lavadoras, pero si la hay estáis atentos en el primer lavado para vigilar la cantidad de agua que usa, si hace lavados más o menos largos, si tiene opción de aclarados extra… Una vez conozcas a tu, temporalmente, nueva lavadora ya no tendrás más problemas.

Si seguiste el consejo de llevar pañales simples y funcionales no tendrás problemas de secado. Algunos todo en dos y rellenables tardarán en secar más y los todo en uno y los ajustados aún más.

Si los pañales de tela realmente NO son una opción

Si después de sopesar las opciones decidís que los pañales de tela NO son una opción viable para vueltas vacaciones, bien por espacio, bien por el lavado, por el secado o por vuestra salud mental… No os preocupéis. No es pecado usar desechables unos días. Además existen marcas de pañales biodegradables y fabricados respetando los recursos y el medio ambiente. Otra opción (un poco más cara incluso que los desechables ecológicos) es usar absorbentes biodegradables que se usan con cobertores como Grovia o Flip.

¿Y qué hacemos por las noches?

20140727-123647-45407892.jpg

Los pañales de tela nocturnos son pañales que normalmente abultan mucho más que uno normal. Si no disponéis de espacio para llevarlos con vosotros existe la opción de llevar unos absorbentes extra para poder reforzar uno de los que usemos de día para convertirlo en uno nocturno. Si no os convence la idea porque teméis los escapes que puedan producirse se pueden usar desechables para la noche. Pero ¿comprar un paquete entero de desechables sólo para unos pocos días? En Mercadona venden packs de día en el que vienen 6 pañales desechables que vienen bien para hacer el apaño.

Y con esto acabo con mis consejos para pañalear durante los viajes. ¿Tenéis algún truco o consejo para compartir? ¿Cómo pañaleais en vuestras vacaciones?