5 trucos para usar pañales de tela con recién nacidos

  
Si tenéis bollito en el horno y os estáis planteando usar pañales de tela desde el primer momento o simplemente ya estáis seguros, no os perdais estos 5 consejos para pañalear con vuestro bebé desde su nacimiento.

Ante todo no os presionéis. Tener un recién nacido (sobre todo si es el primero) puede ser abrumador, y se debe anteponer el bienestar de la familia a los pañales de tela. Podéis empezar poco a poco, usando algunos pañales de tela al día, no en todos los cambios, e ir aumentando el porcentaje según os sintáis más cómodos.

1- Las cacas líquidas a la lavadora. Sí, como lo leéis; a no ser que sea una caca abrumadoramente enorme podéis echar directamente el pañal a la lavadora. Los lactantes hacen unas cacas amarillas líquidas que se quitan muy fácilmente. Hasta los 6 meses aproximadamente que empiezan con la alimentación complementaria sus caquitas no suelen variar (sólo en cantidad). Cuando empiezan la AC ya es otra cosa.

2- Pañales para recién nacidos, nada de unitallas. Los pañales unitallas qudan fatal a la gran mayoría de recién nacidos; no les ajustan bien en las piernas, abultan muchísimo y les sobra tela por todas partes. Aunque te lo vendan “desde el nacimiento” es mucho mejor por optar por algún sistema sencillo de talla de recién nacido (gasas y cobertor, por ejemplo) que no requiera mucha inversión ya que a los tres o cuatro meses ya tendrás que cambiar de talla. Es mejor así porque la gente que empieza con unitallas desde el nacimiento de suele desanimar al ver los malos resultados, lo mal que quedan o lo incomodo que está el pobre bebé.

 
 
3- Gasas, tus mejores aliadas. Baratas, fáciles de limpiar, rápidas de doblar (si optas por un plegado sencillo, porque los hay bastante complicados, de todo se hace un arte) y secan rapidísimo. Los sistemas de absorbente sencillo (gasa o absorbente rectangular común) y cobertor tipo Capri o Milovia son muy fáciles de usar y no requieren mucha inversión ya que el cobertor se puede usar en el siguiente cambio si no esta manchado (si esta un poco manchado se lava y seca muy rápido para volverlo a usar lo antes posible y no tener que comprar tantos).

4- Noches sencillas. Te1 para las noches. Pocos recién nacidos saben lo que es dormir una noche del tirón. A tantos despertares acompañan muchos cambios de pañal, y qué queréis que os diga, pero en mitad de la noche, medio dormidos, lo más fácil es poner un pañal sencillo. Yo opté por usar pañales todo en uno para las noches y así no tener que preocuparme por doblar gasas o ver si el cobertor estaba sucio para reusarlo. Mis favoritos para las noches fueron los Teeny Fit, que con su sistema de velcros los hacía fáciles de poner por la noche, medio a oscuras y zombi de sueño.

5- Pijamas y pantalones amplios. Los pañales de tela abultan más que los pañales desechables, es algo que no me canso de repetir. Y es algo a tener en cuenta a la hora de vestir a nuestros recién nacidos. Esos petos/monos/pijamas completos tan chulos se quedaran pequeños antes de lo que esperamos. Para vestir a los bebes es mejor hacerlo con ropa amplia y cómoda, y usando pañales de tela mejor que sea aún más amplia. ¡Los pantalones bombachos o los pantalones sarouel pueden ser vuestros mejores aliados!

Pañal híbrido Hamac. Sorteo con Mamma Naturest (sorteo cerrado)

IMG_1316.JPG
Desde París con amor, Hamac fabrica estos pañales híbridos para usar tanto con absorbentes desechables como con absorbentes de tela reutilizables. Es común confundir los pañales ajustados híbridos con los pañales híbridos a secas. Lo que hace híbrido a un pañal ajustado es una fina capa de polar (escondida o no) cosida entre las capas absorbentes y la capa exterior, que repele la humedad hasta cierto punto, gracias a la cual aguanta más horas sin que el pañal cale (necesita cobertor igualmente. Un pañal híbrido es aquel que permite su uso tanto con absorbentes de usar y tirar como con absorbentes de tela lavables y reutilizables. El pañal Hamac pertenece a este último tipo.

Es un pañal extremadamente blandito, adaptable y flexible. Su tacto exterior es idéntico al tejido de los bañadores y resulta bastante agradable a los bebés. No es un pañal con diseños y estampados vistosos, pero está disponible en colores brillantes y vibrantes. Se centra más en su practicidad. El sistema de cierre es mediante velcros que no llegan a superponerse y que se doblan sobre si mismos para proteger los tejidos mientras se lavan. Es un pañal por tallas: XS (de 2 a 4 kg para recién nacidos e ideal para prematuros. ¡Ojalá lo hubiera conocido antes para mis mini bebés!), S (de 4 a 8 kg), M (de 7 a 13 kg) y L (de 11 a 18 kg).

IMG_1308.JPG

En su interior se encuentra el pouch, la bolsa en la que se introducen los absorbentes que queramos usar. Está confeccionada con PUL impermeable transpirable muy blandito y fino cosida con una fina goma muy elástica alrededor para crear una barrera a prueba de bombas y de desbordamientos atómicos. Lo que realmente contiene el pañal es esta bolsita, la parte exterior funciona simplemente a modo de sujeción para que el “contenedor de residuos orgánicos” no se mueva de su sitio, por eso no hace falta ajustar a la ingle como se suele hacer con otros pañales. En lo único que hay que fijarse bien es que las gomas de la bolsa queden separadas para que todo caiga dentro.

A la hora de usar el pañal tenemos la opción de elegir el tipo de absorbente que queramos. ¿Qué estamos de viaje y no tenemos lavadora? Pues se usan absorbentes desechables. ¿Qué estamos en casa con nuestra rutina habitual? Absorbentes de tela al canto. ¿Que llega la noche y hay que dormir? Pues absorbente de noche. Hamac dispone de tres tipos de absorbentes diferentes para usar con el cobertor, pero también se pueden usar absorbentes que ya tengamos por casa y que quepan.

IMG_1310.JPG

Puedes elegir absorbentes de día de microfibra o de algodón orgánico y cáñamo. Ambos tienen una capa de siempreseco y deben doblarse para colocarlos. Si lo que quieres es un tejido natural para la piel del bebé no tienes más que dejar hacia fuera la cara sin siempreseco del absorbente. Para la noche hay disponible un absorbente específico nocturno de microfibra grande que se dobla en cuatro partes. Si, si, microfibra. Yo también dudaba de que aguantará la noche, ¡pero lo hizo sin problemas! Además siempre se puede añadir un absorbente extra. Personalmente y según mi experiencia opino que el absorbente de noche de microfibra y el absorbente de algodón y cáñamo de día absorben muy parecido y que ambos pueden usarse para la noche y que la absorción mejoraría añadiendo un pequeño absorbente.

IMG_1315.JPG

Mi experiencia

Hemos estado usando el pañal durante tres semanas ya y nos hemos hecho una idea de su funcionamiento. Hemos probado tanto los absorbentes desechables como los de tela (¡el nocturno también!) y nos ha gustado bastante. Es un sistema diferente al que estoy acostumbrada, por lo que al principio se nos hacía difícil ajustarlo bien. La primera vez que se lo puse lo debí apretar demasiado porque se soltó con sus consecuencias pastelosas desparramadas por el pijama… ¡Pero aprendí la lección! Al ajustarlo es normal que parte de la bolsa queda un poco por fuera, no hace falta que la braguita recubra todo el PUL, sólo hay que fijarse que el bebé esté cómodo y que quede bien sujeto, ni muy apretado ni muy suelto. Es posible que el velcro quede al descubierto y roce la barriguita del bebé (es algo común en muchos pañales de velcro), pero doblando un poquito la solapa hacia fuera se soluciona el problema.

Quiero hacer una mención especial al absorbente de noche. Lo podéis ver en las fotos: tiene forma de lazo y se dobla en cuatro para que quede una de las caras con el siempreseco hacia arriba. Tenía mis dudas y cuando lo probé una noche me preparé para despertarnos con algún charco en la cama. Pero ya van 4 noches ¡y ni un escape! Lo mejor de todo es que no abulta demasiado y se podría reforzar si hiciera falta. Encantada he quedado.

He podido comprobar que es un pañal muy cómodo para los bebés, no deja ninguna marca en las piernas, es muy elástico y al no tener gomas ni en la espalda ni en las piernas no hay que preocuparse de que se den de si. El ajuste al principio puede resultar extraño, pero no es nada difícil de aprender, simplemente es diferente al ajuste de los modelos más comunes de pañales.

Lavarlo es muy sencillo, pero quitar las cacas puede ser un poco complicado porque tienden a quedarse en la bolsa. Es más sencillo de limpiar si quitas primero el absorbente y después le das la vuelta al pañal, dejando el interior de la bolsa hacia fuera. Además, si sólo está manchado de pis se puede lavar fácilmente a mano en el momento y ¡al día siguiente estará seco! Es una pasada que seque tan rápido, puedes ahorrar en cobertores porque no necesitas tantos. Para el invierno es la opción perfecta para usar con los absorbentes de microfibra porque el tiempo de secado es cortísimo, más aún si los secas dentro cerca de un radiador calentito (nunca en contacto directo con el radiador porque el PUL se puede estropear).

  • Ajuste: 4
  • Absorbencia: 4
  • Limpieza: 4
  • Secado: 5
  • Diseño: 4

Total: 4.2  

Y para acabar os cuento lo mejor: para probar el pañal, en Mammanaturest, tienen unos Kits de prueba fantásticos que se fabrican en Portugal. El contenido es el siguiente: un cobertor (la talla a elegir), un absorbente de microfibra o de algodón/cáñamo (a elegir), dos absorbentes desechables y un forro desechable. Vamos, lo suficiente para haceros una idea de cómo funciona y de si os gusta el sistema. En Mammanaturest puedes encontrar estos kits, además del resto de productos Hamac, por muy buen precio. ¡Y gracias a ellos realizamos el SORTEO de uno de estos kits con absorbente de microfibra! ¿Y qué hacer para participar?

  1. Un me gusta a Mammanaturest aquí.
  2. un me gusta a Me Paso a la Tela aquí.
  3. Dejar un comentario en ESTE ENLACE etiquetando a todas las personas a las que quieras avisar del sorteo (solo un comentario por participante).

Y ya está. Sencillo, ¿verdad? El sorteo acabará el día 24 de diciembre de 2014 y el ganador será publicado el 26 de diciembre de este año. El ganador o ganadora podrá elegir la talla y el color del cobertor (rosa o azul).Sorteo sólo para España

¡Suerte a todos!

Gasas y cobertores. Ideal para RN

La primera primerísima vez que escuche hablar de los pañales de tela fue justo esto lo que me imaginé: enormes paños blancos atado alrededor del culo de un bebé para contener sus cositas. Me exhó para atrás la apariencia antigua de las gasas atadas, pero una vez metida en el mundillo de los pañales de tela las gasas se ven de otra forma. Es el equivalente a tener una súper cámara réflex digital súper pro y de vez en cuando usar la vieja 35mm fija de carrete en blanco y negro. Tiene su encanto.

20140312-004248.jpg

Las gasas son ideales para usar los primeros meses (incluso para todo el periodo pañalistico del niño) porque son baratas y no suponen una inversión enorme si sólo se quieren usar unos meses hasta que sirvan los pañales unitalla. También se pueden usar pañales con talla indicada para recién nacidos, pero supone un mayor desembolso económico.

Hay gasas de mejor calidad que otras y todo depende del gramaje de las mismas. Se pueden comprar por gramos por metro cuadrado. Las de calidad superior tiene un gramaje de 160 gr por metro cuadrado, que son las mejores para usar como absorbentes porque tienen mayor cantidad de hilos para retener el líquido.

Y en cuanto a materiales ya comienzan a aparecer tejidos con otras materias a parte del algodón, como el bambú, que a demás de tener más absorbencia cuenta con propiedades antibacterianas. El tejido de bambú es incluso más suave y blandito, no se pone áspero con los lavados como suele ocurrir con las gasas de algodón.

Para usar las gasas es necesario realizar un plegado previo. Hay varias formas de doblar la tela y cada una dependerá de las preferencias que tengamos. No usáremos un tipo de plegado para un recién nacido que para un niño de 18 meses. Os dejo un video fantástico realizado por Bebés Naturales en el que muestran como hacer varios tipos de plegados con gasas.

Los recién nacidos tienen la piel muy sensible y las gomas de los cobertores (incluso los que tienen las gomas más suaves) pueden dejarles marcas y hacer un poco de herida si no se colocan bien. Por mi experiencia he descubierto que la combinación gasa + pinza snappy + cobertor polar ha sido la mejor. Ninguna marca ni herida, oiga. Claro está que hay que probar si el bebé tolera la tela sintética y que no sufra ninguna reacción alérgica.

20140312-002501.jpg