5 trucos para usar pañales de tela con recién nacidos

  
Si tenéis bollito en el horno y os estáis planteando usar pañales de tela desde el primer momento o simplemente ya estáis seguros, no os perdais estos 5 consejos para pañalear con vuestro bebé desde su nacimiento.

Ante todo no os presionéis. Tener un recién nacido (sobre todo si es el primero) puede ser abrumador, y se debe anteponer el bienestar de la familia a los pañales de tela. Podéis empezar poco a poco, usando algunos pañales de tela al día, no en todos los cambios, e ir aumentando el porcentaje según os sintáis más cómodos.

1- Las cacas líquidas a la lavadora. Sí, como lo leéis; a no ser que sea una caca abrumadoramente enorme podéis echar directamente el pañal a la lavadora. Los lactantes hacen unas cacas amarillas líquidas que se quitan muy fácilmente. Hasta los 6 meses aproximadamente que empiezan con la alimentación complementaria sus caquitas no suelen variar (sólo en cantidad). Cuando empiezan la AC ya es otra cosa.

2- Pañales para recién nacidos, nada de unitallas. Los pañales unitallas qudan fatal a la gran mayoría de recién nacidos; no les ajustan bien en las piernas, abultan muchísimo y les sobra tela por todas partes. Aunque te lo vendan “desde el nacimiento” es mucho mejor por optar por algún sistema sencillo de talla de recién nacido (gasas y cobertor, por ejemplo) que no requiera mucha inversión ya que a los tres o cuatro meses ya tendrás que cambiar de talla. Es mejor así porque la gente que empieza con unitallas desde el nacimiento de suele desanimar al ver los malos resultados, lo mal que quedan o lo incomodo que está el pobre bebé.

 
 
3- Gasas, tus mejores aliadas. Baratas, fáciles de limpiar, rápidas de doblar (si optas por un plegado sencillo, porque los hay bastante complicados, de todo se hace un arte) y secan rapidísimo. Los sistemas de absorbente sencillo (gasa o absorbente rectangular común) y cobertor tipo Capri o Milovia son muy fáciles de usar y no requieren mucha inversión ya que el cobertor se puede usar en el siguiente cambio si no esta manchado (si esta un poco manchado se lava y seca muy rápido para volverlo a usar lo antes posible y no tener que comprar tantos).

4- Noches sencillas. Te1 para las noches. Pocos recién nacidos saben lo que es dormir una noche del tirón. A tantos despertares acompañan muchos cambios de pañal, y qué queréis que os diga, pero en mitad de la noche, medio dormidos, lo más fácil es poner un pañal sencillo. Yo opté por usar pañales todo en uno para las noches y así no tener que preocuparme por doblar gasas o ver si el cobertor estaba sucio para reusarlo. Mis favoritos para las noches fueron los Teeny Fit, que con su sistema de velcros los hacía fáciles de poner por la noche, medio a oscuras y zombi de sueño.

5- Pijamas y pantalones amplios. Los pañales de tela abultan más que los pañales desechables, es algo que no me canso de repetir. Y es algo a tener en cuenta a la hora de vestir a nuestros recién nacidos. Esos petos/monos/pijamas completos tan chulos se quedaran pequeños antes de lo que esperamos. Para vestir a los bebes es mejor hacerlo con ropa amplia y cómoda, y usando pañales de tela mejor que sea aún más amplia. ¡Los pantalones bombachos o los pantalones sarouel pueden ser vuestros mejores aliados!

Gasas y cobertores. Ideal para RN

La primera primerísima vez que escuche hablar de los pañales de tela fue justo esto lo que me imaginé: enormes paños blancos atado alrededor del culo de un bebé para contener sus cositas. Me exhó para atrás la apariencia antigua de las gasas atadas, pero una vez metida en el mundillo de los pañales de tela las gasas se ven de otra forma. Es el equivalente a tener una súper cámara réflex digital súper pro y de vez en cuando usar la vieja 35mm fija de carrete en blanco y negro. Tiene su encanto.

20140312-004248.jpg

Las gasas son ideales para usar los primeros meses (incluso para todo el periodo pañalistico del niño) porque son baratas y no suponen una inversión enorme si sólo se quieren usar unos meses hasta que sirvan los pañales unitalla. También se pueden usar pañales con talla indicada para recién nacidos, pero supone un mayor desembolso económico.

Hay gasas de mejor calidad que otras y todo depende del gramaje de las mismas. Se pueden comprar por gramos por metro cuadrado. Las de calidad superior tiene un gramaje de 160 gr por metro cuadrado, que son las mejores para usar como absorbentes porque tienen mayor cantidad de hilos para retener el líquido.

Y en cuanto a materiales ya comienzan a aparecer tejidos con otras materias a parte del algodón, como el bambú, que a demás de tener más absorbencia cuenta con propiedades antibacterianas. El tejido de bambú es incluso más suave y blandito, no se pone áspero con los lavados como suele ocurrir con las gasas de algodón.

Para usar las gasas es necesario realizar un plegado previo. Hay varias formas de doblar la tela y cada una dependerá de las preferencias que tengamos. No usáremos un tipo de plegado para un recién nacido que para un niño de 18 meses. Os dejo un video fantástico realizado por Bebés Naturales en el que muestran como hacer varios tipos de plegados con gasas.

Los recién nacidos tienen la piel muy sensible y las gomas de los cobertores (incluso los que tienen las gomas más suaves) pueden dejarles marcas y hacer un poco de herida si no se colocan bien. Por mi experiencia he descubierto que la combinación gasa + pinza snappy + cobertor polar ha sido la mejor. Ninguna marca ni herida, oiga. Claro está que hay que probar si el bebé tolera la tela sintética y que no sufra ninguna reacción alérgica.

20140312-002501.jpg