Pañal GroVia Todo en Dos / Híbrido 

   

El pañal todo en dos de la marca estadounidense GroVia es uno de los más versátiles que he podido probar en el tiempo que hemos usado pañales de tela en casa. No es un pañal al uso; su diseño de ajuste mediante velcros (también disponible en ajuste mediante snaps) no se parece a otros pañales con este tipo de cierre, lo que lo hace muy interesante. Los preciosos estampados y la combinación de colores los hacen aún más atractivos.

Es un pañal que se puede usar como un todo en dos o como un híbrido (no un ajustado hibrido, no hay que equivocarse) para usarse con absorbentes de tela lavables o con absorbentes desechables.

 

Es un pañal con tres tallas diferentes que se ajustan con los snaps delanteros. El ajuste mediante velcros es muy chulo, casi la mitad superior delantera es el velcro-pelusilla, por lo que no hay problemas de que el PUL se doble y haya rozaduras con el lateral de la tira de velcro en l tripa del bebé (como puede pasar con otros pañales si no se ajustan bien). Las alas también son del mismo tejido, por lo que se pueden superponer  al ajustar la cintura. Es un ajuste muy suave, fácil de poner y quitar, no te raspas los dedos al intentar despegar el velcro.

  

El exterior del coberor está fabricado con PUL transpirable e impermeable. A diferencia de otros cobertores de PUL el cobertor GroVia no tiene biés elástico (FOE) en su contorno, por lo que no roza tanto como otros que si lo tienen.

El interior del cobertor está fabricado con un tejido de rejilla sintética muy muy transpirable y de secado rápido. Los dos snaps del interior (uno en la espalda y otro delante) permiten enganchar el absorbente para que no se mueva. Las gomas de este pañal son muy elásticas y bastante suaves, por lo que el ajuste es fantástico, sin a penas marcas en la piel del bebé.

El absorbente GroVia está disponible en tres tejidos diferentes

  • Algodón sin capa de polar (siempreseco) en la parte superior que queda en contacto con la piel del bebé.
  • Algodón y cáñamo con capa de polar.
  • Microfibra con siempreseco.

La gran ventaja de estos absorbentes de la marca GroVia es que están confeccionados con una capa de PUL que los impermeabiliza y permite que el cobertor se pueda usar en múltiples ocasiones antes de lavarlo si no se ha manchado de caca.

Otro elemento destacable en los absorbentes con la capa de siempreseco son las barreras laterales del propio absorbente, que sirven para contener posibles escapes. Son final y ligeramente elásticas, por lo que no dañan la piel del bebé.

Hasta el momento sólamente he probado los absorbentes de algodón y cáñamo y sólo puedo opinar sobre éstos, pero he de decir que son muy muy absorbentes. Han aguantado siestas de 3-4 horas, tardes de juego y largos paseos. 

  

A la hora de lavar el pañal asegúrate de doblar los cierres de velcro sobre sí mismos para no estropear los tejidos. Puedes simplemente doblarlos o meterlos por dentro de la tiras para una mayor seguridad, aunque después será más difícil de despegar y sacar. Personalmente yo los pliego sobre si mismos y no me dan problemas.

Si en algún momento tienes que retirar una caca del pañal porque no has usado o no sueles usar forros (desechables o no) presta especial atención a que no queden restos dentro del absorbente. En una de las imágenes se puede ver el diseño del absorbente; está cosido de tal forma que quedan dos “bolsitas” en los laterales donde puede quedar algo desagradable, y no queremos que nuestra lavadora se atasque por ello.

Gracias a la capa de tejido polar son muy fáciles de lavar, dejando de lago el inconveniente de la bolsita, claro.

    

MI EXPERIENCIA 

Decir que estoy enamorada de este pañal es poco. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como todos, pero los pros valen mucho más la pena que los contras. Voy a empezar con los puntos en contra que le veo al pañal, pero esto es personal, ya sabes que lo que a mi me encanta del pañal a ti te puede parecer una birria.

Para empezar lo que mas me desagrada es que el velcro hace muuuuchas bolitas con el tiempo. Poco a poco van saliendo pelotillas en la zona donde vas pegando y despegando el velcro. ¿Se puede quitar? Si, pero es un rollazo. ¿Afecta al uso? En estos 6-8 meses de uso no he visto que afecte.

Como es común, los absorbentes, una vez lavados muuuuchas veces se quedan tiesos, tiesos, andan solos y todo. Menos mal que un buen masaje los ablanda un poco y que la capa de polar sigue suave.

Las comillas barreras comillas que tiene el absorbente (nótese que lo pongo entre comillas, jeje) son muy chuchurrías. Casi no sujetan nada, pero como tampoco afectan de forma negativa al uso pues simplemente nos ignoramos mutuamente.

Las maravillas que os voy a contar a continuación también son fruto de mi experiencia personal, es mi opinión basada en el uso que he tenido del pañal con mis hijas y bajo mis circunstancias, por lo que no hay que tomarlas como una verdad absoluta  😉

El ajuste es fantástico, al ser bastante estrecho de entrepierna se adapta muy bien al cuerpo de los bebés, tanto delgaditos como rollizos. Las gomas también son una delicia de lo elásticas y suaves que son. Comencé a usar el pañal con mis hijas a sus 4 meses y se ajustaban perfectamente a sus minicuerpecitos, y siguen ajustándose genial a sus 18 meses.

La versatilidad de este pañal es la principal virtud que me tiene enamorada. Gracias a que es un pañal cosido sin biés y a que sus gomas son muy elásticas y no dejan marcas lo uso para todo. TODO!

  • Ajustados. Usando solamente el cobertor se puede usar como lo que es. Ajustado y cobertor GroVia, fantástica combinación.
  • Absorbentes desechables. Para viajes o situaciones en las que no puedes o no te apetece usar tela.
  • Gasas y predoblados. Doblá los y colócalos dentro. Es fantástico, con tres cobertores y 6-8 gasas/predoblados vais servidos durante un día entero. Si no has probado los pro doblados de bambú de GroVia ya estas tardando porque son súper absorbentes y muy suaves.
  • Absorbentes de la misma marca. Gracias al PUL el coberor no se moja. Una vez estuve usando el mismo cobertor todo un día!

   

Valoración:

  • Ajuste: 5/5
  • Absorbencia: 5/5
  • Limpieza: 4/5
  • Secado: 4/5
  • Diseño: 5/5

Total: 4.6

Lanolizar cobertores de lana

IMG_2991

Los cobertores de lana con “todos los cuidados” que requieren nos pueden dar un poco de miedo. A mi me pasaba eso, temía cargármelos y por eso tardé en animarme a usarlos. Aunque son prendas delicadas realmente son facilísimos de usar y de cuidar.

Un cobertor de lana está tejido en lana 100%. Los hay de lana tejida o de lana interlock, y ambos se lanolizar de la misma manera.

Los pasos a seguir son muy sencillos y muy fáciles de recordar una vez te lanzas a intentarlo; y te animo a hacerlo porque los cobertores de lana os van a enamorar a ti y a tu bebé por lo cómodos que son tanto de llevar como de usar.

Para comenzar a lanolizar necesitas lo siguiente:

IMG_2992

  • Lanolina. Puede ser lanolina pura 100% específica para usar con cobertores de lana para pañales de tela o lanolina que se use para cualquier otra cosa como para cuidar la piel. Yo uso la Lanolina de Medela Purelan que se usa para las grietas en los pezones durante la lactancia. Y funciona perfectamente.
  • Jabón para bebés. Un jabón para lavar ropa de bebés sirve. Sólo vas a necesitar una gotita.
  • Un bote con tapa. Sirve cualquiera que no sea muy grande y tenga tapa que cierre bien para que al agitar no se salga el líquido.
  • Un barreño. Para lanolizar un par de cobertores te sirve uno de 10-12 litros.

Una vez tienes todo lo necesario sólo tienes que seguir los siguientes pasos:

IMG_2993

  • Calienta un poco de agua en el bote. Tiene que estar muy caliente, pero no hace falta que esté hirviendo. Ante todo ten cuidado con  no quemarte.
  • Echa un poco de lanolina en el agua caliente. Con un pegote del tamaño de un garbanzo servirá. No te preocupes si te pasas un poco. Si te pasas muchísimo tal vez sea buena idea añadir después más agua al barreño. La Lanolina se irá derritiendo y parecerá un poco de mantequilla derretida sobre el agua.

IMG_2994

  •  Añade un par de gotas de jabón líquido para lavar ropa de bebés o ropa delicada. Esto hará que se pueda mezclar bien la lanolina con el agua y el jabón y quedará uniforme.
  • Agita bien la mezcla. Ten cuidado de que no se salga porque el agua estará muy caliente y el vapor de agua puede hacer que la tapa salte si no está bien cerrada. Deberá quedarte un líquido blanquecino. Si el bote tiene demasiada espuma es que tal vez hayas echado mucho jabón. Para la próxima vez prueba a echar un poco menos.

IMG_2995

  • Vierte el contenido del bote en el barreño de agua fría o templada (templada tirando a fría si simplemente no te quieres congelar las manos) poco a poco y después remueve para que quede todo bien mezclado. Si ves que la mezcla no queda bien líquida y hay pegotes blandos de lanolina flotando en el agua (pegotes gordos si son muy pequeñitos no pasa nada) tendrás que volver a repetir el proceso porque no se mezclará bien y quedarán grumos en el cobertor.

IMG_2996

  • Introduce los cobertores de lana dados la vuelta (lo de dentro para fuera) y empápalos bien. puedes masajearlosun poco para que el agua con la lanolina y el jabón entre bien entre los hilos tejidos y entre las fibras. Una vez bien empapados puedes ir girándolos y dándoles la vuelta como si fueran filetes para que todo quede bien impregnado.

IMG_2997

  • Déjalos en remojo varias horas. Puedes dejarlos 3 ó 4 horas, incluso toda la noche si te apetece. Yo he probado dejándolos 3 horas y otras veces toda la noche. El resultado es prácticamente el mismo. Es cierto que quedan más impregnados cuantas más horas los dejes, pero la diferencia no es mucha.

IMG_3023

  • Escúrrelos bien con una toalla una vez haya pasado el tiempo que hayas decidido dejarlos en remojo. Para escurrirlos extiende una toalla, coloca el cobertor sobre ella y enrolla la toalla como si estuvieras haciendo una crepe. Puedes hacer un poco de presión en la toalla para que empape bien el exceso de agua. ¡Nunca los retuerzas ni los sacudas porque se deforman!
  • Déjalos secar en horizontal y una vez secos ya habrás acabado. Si tu cobertor es nuevo (nunca antes lanolizado) tendrás que repetir el proceso 3 ó 4 veces más (incluído el paso de dejarlo secar) para que esté listo para usar. Si tu cobertor ya estaba lanolizado y sólo haces un lanolizado “de recuerdo” entonces sí que habrás acabado.

Ahora te voy a decir unos cuantos trucos para lanolina aún mejor:

Para estar seguros de que el agua tiene la suficiente lanolina mete la mano y después frota los dedos. Si notas una textura un poco extraña, como si te hubieras encerado los dedos, es que está todo bien hecho; el agua y la lanolina se han mezclado bien y de forma uniforme.

Si estás lanolizando por primera vez y quiere saber cuándo está listo tu cobertor para ser usado sólo tienes que tocarlo después de que se haya secado: con cada ciclo la textura del cobertor se irá volviendo mas suave y encerada. A la cuarta o quinta vez que repitas el lanolizado puedes echar unas gotas sobre el cobertor (dado la vuelta) y si quedan sobre el tejido sin que se absorba es que ya está listo 😉

Espero que esta guía te sirva y que te animes a usar cobertores de lana.